Entrada destacada

Bajar de peso consejos

Nos hemos convertido en una nación adicta a los azúcares. Azúcares , plural , incluyen jarabe de maíz alto en fructosa , el azúcar de m...

Mostrando entradas con la etiqueta sobreentrenamiento. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sobreentrenamiento. Mostrar todas las entradas

martes, 27 de agosto de 2013

Los efectos del sobreentrenamiento


Lo admito, cuando me uní al gimnasio, yo estaba tan emocionada de ponerse en forma, que a veces me gustaría ir al gimnasio dos veces al día. Me gustaría levantar pesas y hacer cardio o tomar una clase, y espera que al día siguiente para volver a hacerlo. Yo no voy al gimnasio todos los días, pero yo intento hacer ejercicio cada día, aunque sea en casa. Muchas personas quedan atrapados en la idea de que el ejercicio de un lote llegar a sus metas de acondicionamiento físico más rápido.

Si bien la mayoría de las personas no hacen suficiente ejercicio, hay una parte que puede entrenarse. Es bueno saber que los signos de sobreentrenamiento y sus efectos.

¿Qué es el sobreentrenamiento?

El sobreentrenamiento sucede cuando una persona ejerce demasiada sin permitir que el cuerpo se recupere. Ocurre con más frecuencia en el entrenamiento con pesas, sin embargo, todavía es posible en otras actividades físicas como correr.

Algunos efectos del sobreentrenamiento

El sobreentrenamiento es una buena manera de limitar su progreso. En lugar de hacer ganancias de la formación de un lote, que sólo terminan limitando su progreso debido a la falta de descanso que el cuerpo necesita. Algunos de los síntomas más comunes de sobreentrenamiento incluyen:

    La pérdida de tejido muscular aumentó
    Dolor muscular persistente
    Fatiga
    Insomnio
    Aumento del riesgo de lesión
    Disminución del apetito
    Irritabilidad

Cómo evitar el sobreentrenamiento

La manera más obvia de evitar el sobreentrenamiento es tomar descansos. Deje por lo menos un par de días de la semana para la recuperación o hacer ejercicio diferentes grupos musculares cada día para permitir que otras partes se recuperen. Además, trate de reducir la intensidad de algunos de sus entrenamientos. Si has entrenado muy duro un día, tomar con calma la próxima.

No me preocupo demasiado por exceso de entrenamiento ya que estoy seguro de tomar mis días de descanso. Espero que mis días de descanso, tanto como hacer ejercicio.

domingo, 15 de enero de 2012

Que hacer ante signos de sobreentrenamiento


Si estáis atentos a los síntomas de sobreentrenamiento y los reconocéis en cuanto empiezan a dañar vuestro entrenamiento, tendréis la oportunidad de poder evitar su ataque. No vayáis al gimnasio durante un par de días, descansad y dormid un poco más, cuidad mejor la nutrición y reducid el volumen de trabajo cuando volváis al gimnasio.

Si aun así os sentís sin progresos cuando regreséis al gimnasio, es porque estáis más sobreentrenados de lo que pensáis. Tomaos otro par de días extra de descanso y buena nutrición antes de pasar a vuestro próximo entrenamiento y continuad reduciendo las series en vuestra nueva vuelta al gimnasio (entre otras cosas, eliminad uno o dos ejercicios por entrenamiento).

Reducid todos los kilajes que utilicéis en un 10 por 100 y pasaros un mes para regresar a vuestras rutinas anteriores. Este periodo de «bajada» de un mes puede recuperaros de manera que volváis a progresar y podáis evitar el sobreentrenamiento.

No hay que hacer las cosas a la fuerza ni esperar a ver cuántos de los síntomas del sobreentrenamiento somos capaces de soportar. Actuad ahora y luego podréis llegar a conquistar nuevos) I terrenos a corto y largo plazo.

Hay dos zonas de acción donde se manifiestan los signos de aviso del sobreentrenamiento: dentro y fuera del gimnasio. Si sabes que estás consumiendo la vela de la vida por ambos extremos a la vez y tu existencia va dando tumbos, debes hacer algo para corregir ese problema. Recortar parte del trabajo del gimnasio y engañar a la vida fuera del gimnasio no será suficiente.

Necesitas asegurarte de que duermes y descansas suficiente de forma consistente, de que atiendes tus necesidades de nutrición y de que trabajas para resolver cualquier fuente de distracción y ansiedad que estén arruinando tu entrenamiento. Cuantos más problemas seas capaz de eliminar, mejor te irán las cosas en todos los sentidos.

miércoles, 11 de enero de 2012

Sobreentrenamiento en culturistas


La incapacidad de la  mayoría de los culturistas para poder reconocer los síntomas del sobre-entrenamiento es la raíz de sus problemas referidos al «machaqueo». Pero ser capaces de reconocer los síntomas sólo es el principio. Hay que saber responderles de inmediato si queremos escapar de la frustración y la miseria que acompañan al sobreentrenamiento crónico. Se trata de un asunto terriblemente serio.

El sobreentrenamiento no se toma demasiado en serio por la mayor parte de los culturistas, ya que éstos se hallan tan afanados en los, aparentemente, excitantes altibajos del mundo del entrenamiento y los chismes y aventuras de los demás. Pero no esperéis a sentiros aplastados bajo la maldición del sobreentrenamiento para poder apreciar el impacto devastador que ejerce y cómo puede costamos años de nuestra vida de «machaqueo».

El sobreentrenamiento se produce cuando el cuerpo soporta más estrés del que puede. Simplemente puede referirse a que entrenamos demasiado en comparación con la frecuencia habitual. O que lo hacemos con excesiva frecuencia. ¡Pero todo ello es algo más complejo de lo que acabamos de decir!

Por lo general, el sobreentrenamiento no se produce de la noche a la mañana, a menos que haya mos incrementado enorme mente la carga de entrenamiento y/o efectuado algunas reducciones drásticas en la calidad del descanso, sueño y nutrición y/o tenido problemas en nuestra vida personal.

El sobreentrenamiento suele ser resultado de un proceso acumulativo de meses y semanas de demandas impuestas sobre el cuerpo, e ignorando las señales de aviso que le preceden. Cuando estamos aproximándonos a él, todavía podemos seguir adelante pero las cosas empiezan a descomponerse a medida que alcazamos el punto de agotamiento de nuestra capacidad de recuperación. Entonces, a menos que vayamos dando marcha atrás, el cuerpo se viene abajo.

Crecer y fortalecerse es la respuesta del cuerpo hacia el estrés que le imponemos al levantar pesos cada vez más grandes en estilo estricto. El estrés que imponemos es esencial.

En sí mismo no es malo, pero sí lo es su exceso en relación a lo que podemos soportar. Un cuerpo estresado en exceso va perdiendo todo. Es la forma de la naturaleza para obligarnos a reciclar nuestro entrenamiento. Tanto nos guste o no, terminaremos alternando nuestra intensidad de entrenamiento hasta cierto punto, sea intencionadamente o porque nos veamos obligados.

martes, 3 de enero de 2012

Sobreentrenamiento externo al gimnasio


Aunque, posiblemente, la mayor fuente de estrés físico de vuestra vida es el entrenamiento, el estrés que nos desgasta procede de todos los campos de la vida y, en algunos casos, la I contribución al estrés exterior al gimnasio puede llegar a exceder a la del entrenamiento. Trabajar en dos sitios, tener un niño enfermo en casa, no dormir bien, saltarse las comidas, cambiar de horarios, trasladarse de casa, variar de trabajo, divorciarse o romper una relación, pasar dificultades económicas, etc.

puede ser muy estresante y (al menos, temporalmente) destruir la capacidad del cuerpo para conseguir] lo que antes era un entrenamiento productivo. Si nuestra maquinaria de recuperación empieza a variarse debido a otros problemas, no podemos esperar seguir con nuestro programa habitual de entrenamiento.

Cuando nos sentimos bien y nuestra vida se desarrolla de acuerdo con lo previsto, nuestro cuerpo posee una capacidad superior para adaptarse y responder al entrenamiento que cuando la vida nos golpea. Por eso, debemos modificar nuestro entrenamiento de acuerdo a lo que pasa con nuestra vida fuera del gimnasio.

También esto explica el por qué de que lo que nos fue útil, el año pasado cuando la vida iba a las mil maravillas, no nos sirve ahora cuando la vida se nos ha complicado. El tratamiento convencional del sobreentrenamiento no toma en cuenta el impacto de las circunstancias de la vida fuera del gimnasio.

El entrenamiento no puede ser visto como una aspiradora. Esta es una de las razones por las que imitar lo que otra persona hace en el gimnasio no es útil para ti, porque los modelos presentados a las masas están bendecidos con excepcionales capacidades de recuperación, potenciada por fármacos, y suelen ser capaces de entrenar bajo condiciones casi óptimas, relativamente libres de las pruebas y tribulaciones de las vidas y el trabajo normales.

jueves, 8 de diciembre de 2011

El sobreentrenamiento


El síndrome del sobreentrenamiento es un término que los fisiólogos del ejercicio emplean para describir lo que ocurre cuando usted se ejercita en exceso y avanza demasiado rápido.

Hay una fina línea entre estructurar el cuerpo y derrumbarlo. Si usted es hábil a la hora de elaborar un plan de ejercicios, sabrá cuándo su rutina está mejorando su nivel de resistencia y cuándo está empujando a su cuerpo más allá de los límites de la salud.

El problema para la mayoría a quienes les gusta el ejercicio es que es fácil dejarse llevar por el propio entusiasmo. Es común que una persona que hace tres sesiones semanales de aerobismo y se siente bien, quiera Incrementar su ritmo a cinco sesiones. Pero la relación no siempre es directamente proporcional, y este es el gran problema.

Los corredores de larga distancia que sobrepasan el nivel de ejercicio tolerado por su cuerpo corriendo algunos kilómetros más y especulando con que esto les traerá beneficios, se encuentran con lesiones como fisuras en las canillas, fracturas por exceso de esfuerzo o tendones Inflamados.

La primera regla que usted debiera aprender acerca del ejercicio es que no siempre más es lo mejor. Debe conocer los signos y síntomas del sobreentrenamiento de modo que sepa cuándo está acercándose al punto de fractura.

A medida que avanzamos en nuestra ejercitación, la confianza con la que encaramos cada paso quizá nos lleva a sobreexigirnos, por lo que nuestra musculatura podría sufrir consecuencias indeseadas. Sepa ya mismo cómo evaluar si está entrenando más fuerte de lo necesario.

Las glándulas suprarrenales están situadas sobre cada uno de los ríñones. Cuando usted se ejercita y somete su cuerpo a un esfuerzo, la corteza adrenal de esta glándula libera una hormona llamada cortisona, que estimula el cuerpo para reconstruir su energía y recobrarse del esfuerzo. Cuando usted se entrena en exceso, estas glándulas se fatigan y, en casos extremos (eventualmente con el tiempo), dejan de trabajar suprimiendo la liberación de cortisona.

Su cuerpo no puede recobrarse y las células de sus articulaciones, músculos, ligamentos, tendones y huesos comienzan a mostrar signos de desgaste y de cansancio. Si usted se entrena en exceso durante muchos meses, puede llevarle hasta doce semanas de descanso para que los tejidos sanen por completo y la corteza adrenal se recupere y comience a liberar niveles normales de cortisona.

viernes, 26 de febrero de 2010

Sobreentrenamiento


LOS EFECTOS DEL SOBRE-ENTRENAMIENTO

El sobreentrenamiento es una condición que retrasa el progreso del culturista. Los investigadores comprobaron que si el trabajo se realiza a corto plazo con práctica de intensidad máxima podría inducir al sobreentrenamiento. Uno de los grupos entrenó la parte inferior del cuerpo usando una máquina de sentadilla, trabajando cinco veces por semana. El otro lo hizo dos veces por semana, según se informó en el estudio.

Las pruebas se efectuaron semanalmente, midiendo fuerza, potencia y saltos. Aunque se comprobaron incrementos de fuerza en el primer grupo, el de las 5 veces por semana, durante el periodo de cuatro semanas, según se medían por los máximos de la repetición, la velocidad del «sprint», que mejoró inicialmente, cayó después de la segunda semana, y el toque de las extensiones de piernas se redujo en la cuarta semana.